×
Cadena 3

El otro lado del espejo

Qué es la dismorfia corporal y cómo afectó a Megan Fox

La actriz confesó que tiene este trastorno mental que la lleva a obsesionarse con partes de su cuerpo y ver supuestos defectos. Es más común de lo que se cree y puede producir ansiedad y depresión.

14/10/2021 | 21:24

“Sí, tengo dismorfia corporal. Tengo muchas inseguridades profundas”, expresó la actriz de 35 años en una entrevista que brindó a la revista GQ.

 “Podemos mirar a alguien y pensar: ‘Esa persona es tan hermosa, su vida debe ser muy fácil’. Lo más probable es que no se sienta así”, reflexionó.

La dismorfia corporal, también conocida como Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) es un trastorno obsesivo sobre un defecto físico real imaginario que aflige a la persona y que puede llegar a generarle ansiedad y en los casos más graves aislamiento social y depresión.

No importa la opinión de los demás y tampoco es anorexia o un desorden de alimentación sino un trastorno obsesivo que les hace ver un "supuesto defecto" en su físico, ya sea en el rostro,  en alguna de sus extremidades, en la mordida y hasta en el pelo.

Cuando están frente a un espejo o una videollamada lo único que ven es el "defecto" que los obsesiona y eso las lleva en muchos casos a tomar conductas correctivas como dietas, ejercicio físico o incluso cirugías.

Sin embargo, nada los logrará revertir esta autopercepción de su imagen porque el problema va más allá y precisa de ayuda psiquiátrica y a veces el uso de medicación y psicoterapia.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Este trastorno puede llevar a la persona a chequear su imagen repetidas veces en el espejo y enfocarse en el rasgo que la perturba. Los esfuerzos por dejar de lado el defecto percibido causan una angustia significativa y pueden repercutir en la  capacidad para llevar a cabo con normalidad tareas cotidianas.

En la entrevista a GQ, Megan Fox confesó que trabajó mucho para eliminar ese sentimiento de víctima y darse cuenta que era una elección. 

Es por eso que emprendió una "búsqueda espiritual" que, según afirma, la ha hecho crecer hasta convertirse en un ser humano mucho más interesante de lo que hubiera sido.

Los pensamientos  excesivos sobre la imagen terminan provocando ansiedad, baja autoestima, comparaciones obsesivas y sentimientos de inferioridad y perfeccionismo.

Entre los tratamientos se suele recurrir a terapias cognitivo-conductual.

Algunos expertos indican que con la pandemia y la exposición a las videollamadas constantes, además de los famosos filtros de fotografías que contienen las aplicaciones, este trastorno se volvió  más frecuente.

La dismorfia corporal puede ser generalizada o focalizada, la persona puede tener un rechazo general a su imagen o puede enfocarse en algún detalle. 

Te puede interesar

Lo último

Fabricarán en Argentina autos para personas con discapacidad

"No estoy borracho tengo ELA", la remera de Esteban Bullrich

Lanzan Certificado Único de Discapacidad en formato digital

Oportunidad académica para jóvenes con diversidad funcional