×
Cadena 3

Más capacidades

Conocé cómo funciona la huerta de la escuela Ckari Cay

A través de su Servicio de Formación Laboral y un convenio con la Facultad de Agronomía de la UNC, jóvenes con discapacidad y diversidad cognitiva aprenden sobre el desarrollo de esta actividad.

09/07/2022 | 15:15

A través de un convenio entre la Escuela Ckari Cay de la Ciudad de Córdoba y la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba, un grupo de jóvenes con discapacidad y diversidad cognitiva concurren a diario para aprender sobre el trabajo en la huerta.

Acompañados por un profesional aprenden desde el conocimiento de las semillas, la siembra y la producción de hortalizas, entre otras actividades.

De esta forma, se educan en un oficio al mismo tiempo que se integran con la comunidad universitaria. Se trata de una experiencia intensa de aprendizaje y socialización, además de una muestra del compromiso de la Universidad pública con la comunidad.

Mavi Bentinez, coordinadora del Servicio de Formación Laboral de Ckari Cay contó a Diversidad que esta preparación en Espacios Verdes consta de cuatro años, luego de que los jóvenes concluyen el secundario.

El primer año realizan actividades en el Parque de la Biodiversidad (en el ex Zoológico de Córdoba), en el segundo asisten al Jardín Botánico, en el tercero trabajan en un vivero de la escuela, donde producen plantas que luego venden entre todos, y en el cuarto año asisten a los trabajos de huerta en la Facultad de Agronomía de la UNC.

Uno de los objetivos de la escuela es que los jóvenes se relacionen con otros y adquieran herramientas que los capaciten en oportunidades laborales futuras.

El trabajo de Ckari Cay y la búsqueda de autonomía

El Servicio de Formación Laboral data del año 2010 como una iniciativa para dar respuesta a los jóvenes con algún tipo de discapacidad que terminan con su educación formal y se preguntan cómo seguir, qué viene ahora.

“Nosotros recibimos a jóvenes de toda la comunidad, no sólo egresados de Ckari Cay, sino también a chicos que terminan en otros colegios”, aclaró Mavi Benavidez.

Además, subrayó que cada joven llega con diferentes inquietudes y desde la escuela los ayudan en la búsqueda de espacios de interés. “No a todos les gustan los espacios verdes, algunos llegan con intereses relacionadas a lo administrativo y comercial”, planteó.

“Tenemos convenios con supermercados, con diferentes empresas de multirubros, con fábricas y los que llegan interesados en espacios verdes hacen este recorrido de cuatro años”, detalló.

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

/Fin Código Embebido/

Quienes deciden trabajar en la naturaleza y en la huerta, además de cuidar y mantener lo que siembran, lo cosechan cuando está listo, y lo venden en su barrio, entre sus vecinos. De lo recaudado se dejan un monto y el resto lo utilizan para la compra de nuevas semillas e insumos.

El Servicio de Formación Laboral de la escuela Ckari Cay está abierto a todos los jóvenes de la ciudad de Córdoba e interior.

Los interesados se pueden acercar durante todo el año junto a sus familias o apoyos, para buscar una respuesta a sus intereses.

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

/Fin Código Embebido/

Ckari Cay significa hombre libre en quechua. Además de estos servicios, la escuela tiene primario y secundaria integrada.

Entre los Servicios de Formación se encuentra los de Espacios Verdes, el taller de Carpintería y la Formación de Empresas.

De estas diferentes propuestas trabajan unos 80 jóvenes, y particularmente en el de Espacios Verdes, que es el que trabaja junto a la Facultad de Agronomía de la UNC, participan unos 30.

Más información sobre las propuestas de Ckari Cay en su sitio web: www.ckaricay.com.ar

Te puede interesar

Escuela Ckari Cay: siembra futuro

El derecho a trabajar

La educación, una deuda para personas con Síndrome de Down

Lo último

La experiencia de recorrer la Quebrada del Condorito con una silla accesible

La Lengua de Señas que nació en la realeza y en los pasillos de un palacio

Por qué es importante hablar sobre sexualidad y discapacidad

Las claves de un inolvidable viaje de egresado a Bariloche