×
Cadena 3

Una conversación que ayuda

¿Cómo hablar sobre Bullying con los hijos?

La licenciada Candelaria Irazusta, psicóloga Infanto-juvenil, fundadora del Equipo ABA Anti Bullying Argentina enumera una serie de pautas de orientación para tratar esta problemática en los hogares.

02/05/2022 | 14:05

"En ocasiones se cree que los padres que necesitan hablar sobre Bullying con sus hijos son únicamente aquellos que sospechan que sus hijos podrían estar involucrados directamente en el problema. Sin embargo, generar conversaciones con los hijos en donde se pueda tocar esta temática es una tarea de todos", explica en un artículo de Telam la licenciada Candelaria Irazusta, psicóloga infanto-juvenil, fundadora del Equipo ABA Anti Bullying Argentina. 

"El Bullying no es un problema entre una víctima y un agresor, sino que es un problema de grupo en donde todos los chicos tienen un rol y por tanto, todos los padres necesitan intervenir", agrega.

Desde Equipo ABA (Anti Bullying Argentina) brindan una serie de pautas para iniciar conversaciones sobre el acoso escolar:

1. Aprovechar situaciones diarias

Las oportunidades para hablar sobre este tema aparecen de manera diaria, y pueden aparecer en cualquier momento: mientras van de compras, en la plaza, de camino a la escuela, etc. Muchas veces no es necesario preparar un escenario formal para tener esta charla porque las situaciones se dan de manera espontánea. De hecho, los discursos o charlas muy serias, alejadas de las realidades y del vocabulario de los chicos en general no suelen ser muy efectivas.

2. Preguntarles lo que ya saben

En general, siempre es buenos averiguar que es lo que los chicos ya saben sobre el tema, y guiar la conversación involucrándolo activamente, haciendo preguntas, contando experiencias, y sobre todo, escuchándolos y trasmitiéndoles que cada uno de sus comentarios es interesante e importante.

3. Evitar las preguntas directas

Preguntas como ¿estas siendo víctima de bullying? O ¿hay bullying en tu clase? pueden no ser la mejor manera para que los chicos se "abran" y nos cuenten la situación. Es mejor iniciar la conversación de manera más indirecta preguntándoles por ejemplo como estuvo su día en la escuela o hablando sobre que hizo durante el recreo o sobre sus compañeros de su clase.

4. Practicar la escucha activa

Algunos chicos suelen evitar conversar con sus padres por vergüenza, o por temor a la desaprobación. Hazles sentir que está bien poder hablar abiertamente sobre lo que les pasa en la escuela. En caso de que tu hijo este siendo agresor, anímate a escuchar. Esto no lo hace "malo" sino quizás algo le está pasando y necesita tu ayuda. Incluso esta puede ser una oportunidad para el desarrollo de nuevas habilidades y aprendizajes

5. Escuchar sin juzgar

Muchos padres suelen criticar a sus hijos sobre la manera en que manejan estas situaciones en la escuela. Evitar frases como: "¿Y por qué no te defendiste?", "Tendrías que haber reaccionado diferente", "No los escuches, hace oídos sordos...hace de cuenta que no existen" - "Defendete como un hombre... andá y devolvela". Si no lo resuelve no es porque no quiere, sino porque no puede. Por eso, tu ayuda es fundamental

6. No lo naturalices

Frases del tipo "Son cosas que pasan, la vida es así", "en mi época también pasaba y siempre fue igual", "¿No estarás exagerando? Tampoco es tan grave", "En todos los colegios pasa" o el famoso "son cosas de chicos" pueden llevarlos a sentirse incomprendidos y llevar a "descartar" a los adultos como un recurso de ayuda. Si queremos darle importancia al tema, entonces necesariamente tenemos que hacerles sentir que lo que dicen es importante para nosotros.

7. Ofrecete como recurso de ayuda

Así como los chicos tienen en claro que los padres pueden ayudarlos con su tarea o en la preparación de los útiles escolares, es importante que ellos también sepan que pueden contar con sus padres para poder compartirles situaciones relativas a aspectos sociales de su vida escolar. Algunos chicos temen que si comparten estas cosas son sus padres, ellos no van a respetar la confidencialidad. Por tanto, es fundamental que ellos sepan que pueden compartir sus problemas con confianza y seguridad. No obstante, si una situación de Bullying se detecta es fundamental saber que uno no tiene que guardar el secreto, lo cual no implica perder la confidencialidad y romper la confianza.

Te puede interesar

Lo último

Charla para conocer y hacer valer los derechos de las PCD

Por qué es el día contra la homofobia, transfobia y bifobia

Censo 2022: contará con estrategias de accesibilidad

Argentina dijo presente en el Mundial de Fútbol 7