×
Cadena 3

Deporte adaptado

Argentina dijo presente en el Mundial de Fútbol 7 para personas con lesión cerebral

El encuentro se celebró en España y el seleccionado masculino ucraniano se consagró campeón. Conocé algunos detalles y curiosidades gracias a la colaboradora de lujo de Diversidad, Andrea Nahas.

16/05/2022 | 17:45

Durante este mes de mayo se llevó a cabo en Salou, España, la Copa del Mundo Masculina y Femenina de Fútbol 7 para personas con lesión cerebral, que contó con la participación argentina.

Del encuentro participaron los seleccionados Alemania, Inglaterra, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, España, Holanda, Irán, Irlanda, Irlanda del Norte, Rusia, Tailandia, Ucrania, USA y Venezuela, (masculinas); y Argentina, Australia, España, Holanda, Japón y USA (femeninas).

Cabe destacar que esta se convirtió en la primera edición de la historia que contara con actuaciones femeninas, siendo la Federación Deportiva Catalana de Paralíticos Cerebrales (FECPC) la impulsora y pionera de la iniciativa.

Los partidos se desarrollaron en el Fútbol Salou Sports Center, un complejo que tiene 15 campos de fútbol de gran calidad, de césped natural y artificial, para acoger las dos competiciones mundiales.

Los participantes tienen que tener alguna discapacidad vinculada al sistema nervioso central, ya sea por una patología de nacimiento o por alguna causa física posterior o accidente. Mientras que, las reglas del juego son similares a las del fútbol 11, pero no hay offside y son dos tiempos de 30 minutos.

La Copa del Mundo Masculina, que se jugó del 27 de abril al 16 de mayo fue para Ucrania. De la competencia participaron 16 países, 400 deportistas y más de 100 voluntarios, en un total de 48 partidos.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

En tanto que el primer puesto en la final de la Copa del Mundo Femenina fue para Estados Unidos, convirtiéndose en las perimas campeonas del torneo. En total pasaron por el Salou Sport Center seis selecciones femeninas, 160 deportistas y 100 voluntarios, durante los 15 partidos.

Andrea Nahas, fisioterapista especialista en bienestar, estuvo presente en este evento internacional y ofició de colaboradora de lujo para Diversidad. En su relato destacó la manera en que se valora el trabajo y profesionalismo de los atletas.

Contó que hay jugadoras que por lo avanzada de sus condiciones están disputando sus últimos encuentros, pero todos son tratados bajo las mismas exigencias. Los equipos cuentan con profesiones, equipos de psicólogos, coaching, y se busca el bienestar de los atletas.

Como dato curioso del evento, Nahas contó que los atletas llevan chalecos con GPS donde registran datos que luego pueden servir para un posterior entrenamiento.

Paula, una de las jóvenes voluntarias, que además tiene una parálisis en su brazo izquierdo, contó que se sumó como parte de una propuesta del colegio. “Es una experiencia muy buena para la vida, yo al tener una parálisis empatizo con ellos, y pienso que es una manera importante de ayudar”, reflexionó.

Por su parte, Ana Miró, es profesora de educación física y voluntaria en la Federación Catalana de Síndrome de Down, dijo que esto permite luchar por la inclusión para que “las diferentes discapacidades queden atenuadas en la sociedad”.

Ana participa en esta ocasión como voluntaria y sostiene que aparte de su trabajo como docente “siempre ha creído en la igualdad de oportunidades para todas las personas”.

El licenciado Carlos Quero, es fisioterapeuta y kinesiólogo egresado de la Universidad Nacional de Córdoba, especializado en deportes con discapacidad e integra el equipo que clasifica a los atletas que evalúa si las dificultades que presentan en la clasificación son mantenidas durante el juego. Contó que, “dentro del equipo estamos trabajando con médicos y técnicos de deporte. Hacemos tres partes diferentes: consultorio, observaciones técnicas y tácticas y las observaciones de los atletas en un nivel profesional”, detalló.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

“Tenemos que ver el impacto, de tal manera de poder ver tanto discapacidad como otros tramos”, detalló. 

Entre los deportistas presentes destacó la presentación de Erika González, la arquera del seleccionado español que aún lesionada pidió jugar.

Erika tiene 28 años y es educadora social. “Trabajo en una vivienda tutelada con personas con discapacidad, y tengo una enfermedad rara que se llama paraparesia espástica progresiva que hace que la melina del sistema nervioso se quede cada vez más rígida por lo que hay que estimularla", detalló.

No obstante asegura que el deporte le hace bien para su afección porque ha ganado movilidad y estabilidad: "En el deporte trabajamos nuestras limitaciones y poco a poco las hacemos más fuertes. Desde siempre recomiendo el deporte porque para mí, es mi medicina y gracias a él sigo de pie y es un deporte que en diez años de enfermedad no estoy en silla de ruedas gracias a todo lo que hago”, subrayó.

Te puede interesar

Es cordobés y representó al país en el Mundial de Fútbol 7

Lo último

Cifras de la discapacidad en Córdoba

Netflix lanzó un catálogo sobre discapacidad e inclusión

Síndrome de Tourette: entre los prejuicios y el bullying

¿Hacia una nueva ley para las personas con discapacidad?