×
Cadena 3

Más allá de las apariencias

Somos personas, no diagnósticos

En este episodio de Diversidad, qué ves cuando me ves conocimos a Juan Ángel, un niño de 11 años que ama jugar al fútbol y estar con sus amigos y que más de una vez lucha con los prejuicios sociales. 

28/05/2022 | 07:00

Con Diversidad, qué ves cuando me ves nos trasladamos a la ciudad de Leones, a 250 kilómetros de Córdoba a conocer a Juan Ángel, un niño de 11 años que nació con un síndrome muy poco conocido que se llama Treacher Collins.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Se trata de la condición que presenta  Auggie, el protagonista de la película Wonder, que cuenta con las actuaciones de Julia Roberts y Owen Wilson

Es una afección congénita rara que debe su nombre al cirujano y oftalmólogo inglés Edward Treacher Collins (1862-1932), quien describió sus características esenciales en el año 1900. Causa pérdida de audición y defectos físicos en la cara y la cabeza.

Flavia Irós y Malena Pozzobon compartieron junto a su enorme familia una charla para dejar en evidencia que lo más importante es mirar primero a las personas más allá de apariencias.

Juan ama jugar al fútbol, ir al colegio, estar con sus amigos, y más de una vez lucha con los prejuicios y las miradas de una sociedad muy poco empática. En este episodio le dio a todos cátedra de dignidad y autoestima.

"Él es normal, no es su carita que es lo primero que lo ves. El Treacher Collins es una malformación en los huesos de la cara, de la mandíbula. Lo de él es estético pero nunca nos quedamos y nunca lo escondimos. Nos molestaba el cuchicheo", dijo Paola, su mamá.

"Si era por la mirada ajena no salíamos nunca", agregó.

El gran cierre lo dice el mismo Juan Ángel: "Todos somos únicos y diferentes".

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

/Fin Código Embebido/

Te puede interesar

Conociendo la vida de Juan Ángel

¿Qué es el Síndrome de Treacher Collins?

Salud que embellece

Lo último

50 programas, 50 historias de vida

Frida Kahlo, el arte de vivir y superar el dolor

Flavia Irós, reconocida con un premio Jerónimo

“Aunque te inunde el dolor, jamás hay que bajar los brazos”