×
Cadena 3

Opinión

La angustia de no tener banco

Por Flavia Irós

05/11/2021 | 10:33

Flavia Irós

Flavia Irós

El enorme agujero de falencias en un sistema educativo -que lejos está de poder cumplir con los requisitos de una educación integral que contemple las necesidades de todos los niños y jóvenes- genera en los padres de niños con discapacidad el peregrinaje más desgarrador, con esperas acéfalas de respuestas, ansiedades indescriptibles y la frustración por sentir que un hijo no califica en los requisitos para obtener el bendito cupo con acceso a la educación. 

Por ende,  ¿a dónde queda esa familia? En la lista de espera de los excluidos del sistema, en los incapaces de llenar el formulario de una selección que corta cabezas y avanza, despedazando no solo ilusiones, sino derechos.

La escuela no es el lugar a donde nos depositan nuestros padres para ver si aprendemos algo. La escuela es mucho más, es construir identidades, es lugar de pertenencia y es la dignidad de tener garantizada la educación siendo que es un derecho de todos, no de unos pocos afortunados del sistema.

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

/Fin Código Embebido/

¿Conseguir un banco para nuestros hijos en el colegio depende de tener contactos? ¿Es una cuestión de favores, de suerte, de suplicar y ganar por cansancio? ¿Hacer entrar a nuestro hijo a un colegio con fórceps es grato para los padres?

Tener alumnos integrados en los colegios requiere trabajo, planificación, estrategia, humanización de todo el equipo docente, de las familias y por sobre todas las cosas, asumir el compromiso como sociedad de que la discapacidad es un asunto social, no individual. Bajo esa premisa las barreras educativas no pueden dejar a nadie de lado.

Pensar la escuela desde el magro lugar para aprender matemáticas, lengua, ciencias, y demás de manera mecánica, ganándole al tiempo, imponiendo competencias de alumnos robotizados es dejarnos sin la gran posibilidad de repensar una educación que contemple la empatía y las diferencias como valor.

Entendiendo que la diversidad en el aula nos nutre a todos, la mejor calificación será cuando comprendamos la lección: todos los seres humanos tenemos algo que aportar, solo necesitamos que nos den la oportunidad.

Te puede interesar

Oportunidad académica para jóvenes con diversidad funcional

Hay casi 240 millones de niños con discapacidad en el mundo

La odisea para conseguir colegio cuando hay discapacidad

Lo último

El agua como terapia

Cómo es la formación de un perro guía y cuánto tiempo lleva

Consejos a la hora de viajar con una persona con autismo

El agua como aliada en las terapias para discapacidad