×
Cadena 3

Paralímpicos 2020

El gran salto de Brian

Por Flavia Irós

02/09/2021 | 10:00

Flavia Irós

Flavia Irós

Una vez más la lluvia humedeció la pista y desafió a Brian Impellizzeri a adaptarse a las condiciones meteorológicas y dar ese salto en largo que lo volvió protagonista de la tercera medalla para el atletismo argentino en Tokio 2020.

Con 23 años, el rosarino de barrio Acindar hizo su debut absoluto en los Juegos Paralímpicos. Cuenta que hace 5 años ni siquiera sabía de la existencia de esta competencia, pero el destino le hizo un guiño y lo puso la tarde indicada en un cumpleaños en el que conoció a Martín Arroyo, su entrenador. 

Fue él quien le metió el bichito del deporte adaptado, el que tuvo el ojo entrenado para empoderar un diagnóstico que por muchos años Brian callaba en el colegio.

Cuando era chiquito transitó por varios médicos junto a su mamá en un ansioso peregrinar en busca de una respuesta. Brian tenía problemas de coordinación en la parte izquierda de su cuerpo y luego de años y de la insistencia amorosa de una mamá observadora y presente, dieron con el diagnóstico: hemiplejia del lado izquierdo, en brazo y pierna, que le genera inconvenientes motrices, tener mejor rango articular, menor fuerza y menor posibilidad de reacción.

Era una hemiplejia leve la que por eso por años nadie notó en el Colegio Normal 3. Tampoco sus más amigos pudieron advertirlo. Hasta que llegó Martín.

Cuando cuenta su historia, Brian ríe porque dice que Martín notó lo que nadie, su discapacidad. Martín, que delató el "secreto", invitó a Brian al Estadio Jorge Newbery, le contó a qué se dedicaba y lo incentivó en este viaje de ida, superación y autoestima que es el deporte.

Brian está en tercer año de UGR (Universidad de Gran Rosario), cursa la Licenciatura en Actividad Física y Salud. Mientras salta en Tokio pone en pausa sus exámenes de la universidad y algunos pendientes hogareños: a la vuelta de Japón tiene que arreglar el cielo raso de la casa en la que vive con su mamá y sus dos hermanas y que rompió saltando en cuarentena con aislamiento estricto, mientras entrenaba adentro.

Saltar adentro de la casa, para luego saltar a la vidriera mundial, saltar límites personales, saltar prejuicios, saltar en largo con el envión que significa tener una familia que le ayuda a armar el bolso de la vida para ir a competir y le recuerda que la mejor vitamina a la hora de tener fuerzas es la aceptación y la autoestima.

Te puede interesar

Medalla de plata para Argentina en salto en largo

Paralímpicos y el para qué de lo que nos toca

Las mejores imágenes que dejaron los juegos de Tokio

Lo último

Diseños de ropa que integran y enseñan sobre diversidad

¿Quién es la modelo que hizo historia en Nueva York?

El fotógrafo que tomó las mejores imágenes de la pandemia

Celia y José, una pareja que te enamora desde Tik Tok