×
Cadena 3

Historias de "Don Alguien"

Desde su silla de ruedas da clases de esquí para todo el mundo

En 2005 Germán Vega sufrió un accidente en el cerro Catedral que le provocó una lesión medular. Siempre fue amante de este deporte y a sus 49 años entrena a personas con y sin discapacidad.

26/09/2022 | 07:01

Germán Vega tiene 49 años y en 2005 sufrió un accidente haciendo snowboard en el Cerro Catedral.

Hasta ese entonces trabajaba en un local vendiendo ropa y colaboraba con chicos con discapacidad a quienes entrenaba para que corrieran maratones.

El accidente, cambió su vida por completo.

"A las 13 cerraba el local y a las 13.05 salía corriendo para el Cerro. Un día cerré y me fui a practicar snowboard con unos amigos. El clima no era acorde. Salté una rampita, era muy simple, pero caí de espaldas y sentí la electricidad en el cuerpo. Sentía que tenía las piernas encima de mi cara y les dije 'me rompí la columna'", recordó a Ahora País por Cadena 3.

Efectivamente, la caída le produjo a Germán una lesión medular y como consecuencia del ombligo para abajo no siente ni tiene movilidad.

"Me cambió todo. No volví al negocio, me fui a mi ciudad natal, La Plata, me operaron y después regresé. Atendía a la gente y les venía ropa en silla de ruedas", relató.

Antes de su accidente, Germán también solía llevar a chicos con discapacidad, a quienes entrenaba para correr maratones a esquiar y por eso cuando comenzó de nuevo la temporada, decidió que quería volver a esquiar.

Mirá también

Empezó a hacerlo en un mono esquí, una silla con una butaca y un solo esquí abajo, con la ayuda de una pareja de canadienses. "A partir de esa temporada empecé a esquiar durante 12 años seguidos y a partir de ahí me dieron la oportunidad de hacer el curso de esquí convencional", indicó.

Germán se animó, realizó el curso, y se convirtió en el primer instructor en silla de ruedas que da clases de esquí para personas con y sin discapacidad. 

"La verdad es que me encantó y es increíble poder ser instructor haciendo mi pasión, sobre todo después de tantos años", destacó.

Y reflexionó: "Fue una gran alegría que me tocó vivir después del accidente y al día de hoy sigo dando clases y puedo enseñar el método para parados, estando yo sentado y aplicando una metodología nueva".

Mirá también

"Viene un alumno mío en sillas de ruedas y aprendemos a esquiar en tres o cuatro días y salen esquiando. A mí me costó tanto y en ese entonces éramos cinco o seis y este año le enseñé a cinco más así que somos el doble", valoró.

"Nosotros y el ser humano siempre se queda en el por qué, por qué me tocó a mí y en realidad hay que preguntarse para qué me pasó esto", menciona. Con esta filosofía de vida, asegura que lo que le pasó fue para poder transmitir y enseñar a la gente que se pueden proyectar y encontrar otras oportunidades.

"Siempre digo a los que tienen un cambio inesperado por un accidente, que no se preocupen, que la vida es hermosa y hay un montón de cosas por delante. Yo soy una persona totalmente feliz te lo puedo asegurar", concluyó.

/Inicio Código Embebido//Fin Código Embebido/

Por último, comentó que con su forma de esquiar adquiere mucha velocidad, y que la vida le ha dado la oportunidad de hacerlo junto a sus hijos.

"Yo estoy feliz como estoy, estoy feliz en sillas de ruedas. Obviamente al principio como cualquier reacción del ser humano me pregunté 'cómo voy a seguir viviendo', si iba a tener una novia, hijos y conocí a una chica y ahora tengo tres hijos con los que hago las tareas y llevo al colegio. Lo único que no puedo hacer es cambiar una lamparita en mi casa, el resto todo", cerró.

Entrevista de Rodolfo Barili

Te puede interesar

Curso gratuito de Lengua de Señas en Córdoba

Lo último

Desde su silla de ruedas da clases de esquí para todo el mundo

Integrantes de Los Teros Talleres estarán en el mundial de fútbol de amputados

Masiva marcha en el Congreso por el reconocimiento de la Ley de Lengua de Señas

Transportistas de personas con discapacidad se movilizaron en Córdoba