×
Cadena 3

Pinchazos con empatía

Cuán importante es saber contener a un niño en la vacunación

Yanina del Valle Sola es enfermera en James Craik, en su tarea diaria le ha tocado inmunizar a menores con mucho temor al pinchazo. Entre ellos está David, un niño con TEA que sólo confió en ella. 

02/11/2021 | 08:42

David es un niño de 11 años con diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista (TEA). Días atrás le tocó recibir su primera dosis de vacuna contra el coronavirus, en James Craik, ciudad de la que es oriundo.

Su mamá lo llevó al centro de vacunación sabiendo que el proceso le iba a llevar más tiempo que a los demás chicos.

Como meses atrás pasó por una situación donde le tocó hisoparse, en esta oportunidad pidió si lo podía atender la misma enfermera lo hizo aquella vez para el test: Yanina del Valle Sola.

"Yani" como la conocen todos trabaja en el área de "Salud Municipal de James Craik". Ese día le tocaba recargar las vacunas, pero se puso a disposición de David y lo espero a que estuviera listo. Se sentó en el piso con él para que estuviera más cómodo, conversó y cuando él se sintió seguro le colocó la vacuna.

"Las personas con discapacidad no tiene incapacidad. Los debemos tratar como a las otras personas, interactuar con ellos y por eso debemos ser empáticos y tenerla habilidad de identificarnos con la situación personal de cada persona", explicó.

Si los niños van y se ponen nerviosos, Yani los trata de contener, explicarles, enseñarles y ponerse en su lugar para lograr la vacunación.

Ante situaciones de nervios o de crisis acude a sus propias herramientas, les pone música, les hace cantar, les preguntan por sus gustos favoritos, el jardín, el colegio y sus compañeritos.

"A veces uso la técnica de abrazarlos y mientras lo hago les coloco la vacuna. He pasado por situaciones donde me siento en el piso y cuando están listos coloco la vacuna", explicó.

"Siempre les digo que viene una abejita y otras veces cuentan hasta 10. Y se van sin enterarse del pinchazo", destacó.

Yani asegura que la idea es  relajarlos, escucharlos, mirarlos, observarlos e interactuar con ellos.

"Es importante escucharlos, mirarlos, observarlos y preguntarles. Cada uno tiene una técnica y es saber darle con una mirada muy amplia y puntual lo que cada uno tiene y saber cuáles son sus tiempos. Cada niño o persona tiene su tiempo", concluyó.

Te puede interesar

Se sentó en el piso para vacunar y entregó dosis de empatía

Adolescente con fibrosis contó cómo lo afectó la pandemia

Vacunación contra el Covid, la esperanza para padres y niños

Lo último

Son gemelas y una bici adaptada les permitió pedalear juntas

Javier Gómez: "Tuve que reinventarme para seguir viviendo"

Por primera vez Los Cuyis participarán del Seven de Cuyo

Pancho Ibáñez: "Me molesta la palabra discapacidad"